Delirios de la cordura: MENTE A LA DERIVA. 3ºParte

lunes, 15 de diciembre de 2008

MENTE A LA DERIVA. 3ºParte

-Espera un segundo.


-No abras los ojos.


-Ahora... dime que ves.


Las imagenes desfilaban frente a mí como fotogramas de una película muda. Todas ellas mostraban fragmentos de vida pasada. De una vida que ahora se me antojaba como una químera de la que un día disfruté.


El tacto frío y sedoso de aquella mano posada en mi frente no hacía mas que potenciar aun mas aquel desfile autobiográfico. Era ese extraño poder procedente del inquilino del piso veintiuno,el causante de la abertura del compartimento de mis memorias. Memorias que hasta ahora estaban siendo destrozadas por mi propio cerebro enloquecido y poblado de incesantes voces femeninas.



Aquella hipnosis era tranquilizadora y sedante.


Era como estar envuelto entre los brazos de la persona que mas adoras en el mundo.


-Veo... me veo a mí. Si. Soy yo. Pero no estoy solo.


Aquella voz rotunda y envejecida volvió a hablar:


-¿Qué edad tienes en este momento? ¿Recuerdas como te llamas?- Su mano no cesaba de transmitirme aquella energía fraternal.


-Estamos todos en el Parque Mayor de Santa Gloria; Ciriel, la preciosa joya del barrio y Angus el grandullón. Espera... Tambien está David Serra,el tapón -.


Al recordar esto ultimo, eché reir. Algo a lo que me estaba acostumbrando ultimamente. A reírme en las situaciones mas abstractas.


-Continua hablando joven-. Me instó la misteriosa silueta encorvada de voz envejecida.


-Si. Fué en aquel parque donde ocurrió. Fue en ese momento cuando nuestras vidas tomaron rumbos completamente distintos entre sí.

Excepto David que era cinco años mayor que todos nosotros, los demas contábamos con veintitun inviernos cada uno. Pero eso ocurrió hace mas de doce años.

No tengo porqué... no puedo... ¡No! ¡No! ¡No debo hacerlo!- Fue lo ultimó que dije antes de abrir mis hazes de luz e iluminar por fin el rostro de mi hipnótico interlocutor.

Ante mí se encontraba el clásico "Merlín" de las leyendas Artúricas. Lucía una larga barba blanca que llegaba a rozar el suelo. Iba vestido con una túnica celeste de mangas anchas y caídas. Su aspecto podría considerarse cómico de no ser porque sus ropajes no mostraban estrellas plateadas como las del popular hechicero, no. Los suyos eran decorados que consistían en miles de brazos,piernas y cabezas amputadas.


-¿Fuiste tu el causante de aquella lluvia en el desierto?- pregunté abriendo los Hazes de luz que sustituían mis ojos.


-Eso es irrelevante para llevar a cabo tu cometido...

Con una sonrisa de abuelo enternecido me susurró:

-Debes recordar. Estas aquí por eso. Es tu salvoconducto para completar tu misión. ¿Quieres respuestas? Pues entonces sumergete de nuevo en las mareas hipnóticas de mi poder. En el fondo quieres hacerlo-. Sus ojos celestes se cerraron mostrando su mejor gesto de cariño fingido.


-He intentado olvidar... He intentanto tanto olvidar...- Cerré los ojos y volví a caer en el abrazo de los recuerdos.


Fue hace catorce años. catorce años...


Di una última calada a mi cigarro antes de aplastarlo contra el pavimento del parque.
Ciriel se agarraba a mi brazo y me devoraba con la mirada a cada segundo. David Serra sonreía de forma pícara al vernos asi. Angus solía decirme en no pocas ocasiones, que Dios da pan a quien no tiene dientes. Dándome a entender que tenía que gozar más la gran suerte que me envolvía por haberme ganado el corazón de Ciriel practicamente sin hacer nada. Cuando incluso el mismo Angus, que era grande y corpulento pero no por ello feo, había fracasado en incontables intentos.Y eso que su corto pelo pelirrojo pelado en punta, era motivo de atracción en nuestro barrio. Eso, sumado a su redondo y pálido rostro. Que le confería ese toque de niño grande sobrealimentado.


-¿Y si vamos a tomar algo? En el Bar stum debe haber mas ambiente a estas horas de la tarde. Podríamos coger un pedo e irnos al cine para contar los finales de todas las pelis que hemos visto a la gente que haga cola-. Dijo Ciriel entre risas.


La joven y rebelde Ciriel. Su larga cabellera rubia lucía ahora un tinte rosa de lo mas pintoresco. Algo que se convirtió en la diana perfecta para nuestras burlas durante al menos un mes entero. Angus y yo la llamábamos Pelo chicle.


Ella era la mas mezquina de todos. La mas manipuladora llegado el momento de actuar o planear alguna de nuestras "Inquisiciones".
Sí. Asi llamábamos a nuestras escapaditas nocturnas; Inquisiciones.


Ciriel solía citar un lugar y Angus planeaba todo el modus operandi. Todo ello a escondidas de nuestro asustadizo e inocente amigo David Serra.


Nuestro amigo David Serra no sabía que salíamos a matar personas.


Personas de sangre mancillada,impura e insultante para nuestra decadente sociedad.


No. Nuestro amigo David Serra no sabía nada de eso. Era demasido inocente.


Normalmente nos basabamos en el metodo "Conmigo puedes tener un polvo facil esta noche" llevado a cabo por Ciriel.

Mi atractiva e implacable novia frecuentaba los lugares en los que habíamos avistado nuestro futuro cadáver y ella procedía a firtrear con el negrata o sudaca de turno. Cuando lo tenía metido en el bolsillo, ambos se dirigían al presunto apartamento de ella y al doblar la esquina de la calle Bermont ( la oscuridad de aquella zona era perfecta para nuestras acciones), Angus y yo salíamos a escena.


Por lo general era yo quien ejecutaba a todos aquellos despojos de la ciudad. Pero cuando era alguien corpulento y resistente frente a los ataques físicos, Angus era el que los reducía. Y lo hacía en pocos segundos ademas.


Mi táctica se basaba en la tortura.

Disfrutaba haciendoles sufrir antes de segar sus vidas.

Nunca llegué a compartir la forma rapida con la que Angus ejecutaba sus Inquisiciones; Les aplastaba el cráneo con el hacha de su padre. Provocando una muerte instantanea y una posterior lluvia de sangre. Acompañadas de una materia gris ansiosa por filtrarse atraves de la abertura del cráneo para llegar a posarse en el frío asfalto de la noche.


Mi método era mucho mas atractivo.

Mi método se basaba en innumerables punzadas por todo el cuerpo. Provocadas por un diamante afilado a modo de chuchillo. Sus puñaladas eran letales. Con cada acometida, un profundo agujero aparecía en los tendones para vomitar sangre de forma implacable y veloz. Por lo que mi victima comenzaba a perder el conocimiento antes de poder defenderse. Y en diez segundos, ya estaba seco,gris e inerte. Aquel diamante era letal.

Aquel diamante mortífero. Me encantaban los diamantes...

-Eramos felices limpiando las calles de Santa Gloria. Nuestras inquisiciones a espaldas de nuestro amigo David Serra duraron mas de cuatro años y nunca dejábamos pruebas. Eramos demasiado astutos e implacables-.


En medio de mi hipnosis el anciano volvió a hablar:

-Hasta que ocurrió ¿Verdad? aquella tarde en el parque. Reprimiste aquel suceso pero ahora debes recordarlo-.


El hechicero aderezaba su voz llena de dulzura con un toque de malicia e ironía contenida. Yo sabía que él estaba disfrutando con el dolor de mis recuerdos...


David Serra gritó a pleno pulmón:

¡ Angus por favor no lo hagas, no puedo creer que puedas pensar de esta forma! ¿Qué te ocurre?¿Qué fantasma de vuestra personalidad me habeis estado mostrando durante tantos años? ¡Sois mis mejores amigos!


Aquello me dolió. Mi amigo estaba en pleno ataque de nervios. Acababa de descubrir toda la verdad sobre sus tres amigos. Sus ojos se teñían de lagrimas.


Fué por culpa de aquel afroamericano. Apareció por ahí y se atrevió a saludar con ese descaro a Angus... "Buenas tardes hermano" le dijo. Y se fué con ese paso danzarín de indiferencia detestable.

¿Buenas tardes hermano? ¿Quien coño se cree ese para tratar de igual a igual a mi amigo Angus?
Por supuesto el grandullón le cortó el paso y comenzó a provocarle mediante empujones. Razón no le faltaba. Yo estaba de su parte.

-¡Eres un perro! ¡Ponte a cuatro patas como perro que eres! - le gritaba Angus.


El joven afroamericano parecía perplejo. Angus insistió:


-¡Qué andes a cuatro patas te digo,puto perro negro! ¿Necesitas que te traiga la correa, perrito de color rosita? ¡Sí Jajajaja, rosa como el pelo chicle de Ciriel!


Aquel joven no quería entrar en polémicas y cuando se giró para escabullirse de allí, mi colega sacó su hacha del maletero de su coche. Y sin pensarselo dos veces, hundió su filo en pleno rostro de aquel infeliz.

Lo ejecutó en pleno día. Dejandose llevar por su íra. Olvidándose del Modus Operandi de nuestras inquisiciones.


En el momento en que el arma fue incrustada en la cara de aquel negrata, dos tibios chorros salieron de los laterales del craneo salpicando a David. Que ahora estaba horrorizado y emitiendo unos sonidos guturales de su garganta. Seguramente, intentando articular palabra.


-Bueno sera mejor que nos llevemos el cadaver. Es posible que hallan oído los gritos del grandullón por los alrededores. No te quedes ahí parado David. Era un puto negro. Solo eso- Dijo Ciriel con cínica indiferencia.


-Solo he matado a un perro. Un perro rabioso- Soltó Angus.


-¡Estais todos locos! ¡Todos! Llamaré a la policía ¡No dudeis de que lo haré! - dicho esto, David Serra salió escopetado hacia la comisaría local de Santa Gloria.


-¡Angus,no!-

Pero no pude retenerle. Lanzó su hacha (cuyo filo llevaba adherido tiras de piel negra) con una fuerza bestial y alcanzó a Serra en la nuca.


Un único esputo de masa sanquinolenta (probablemente su lengua) salió de su boca antes de caer muerto al suelo. Abandonó el mundo de los vivos con aquel rostro de sorpresa fatídica.


-Mejor un amigo muerto que tres en la carcel- Dijo Ciriel besandome el cuello. Cosas como aquella la ponían a mil.


Y a mi tambien.

No supe explicarlo, pero en aquel momento estaba muy exitado. Aunque en días posteriores, vertí incontables lagrimas por mi pobre amigo asesinado. Así como tambien lloraron Angus y Ciriel.


El anciano chasqueó los dedos y me hizo despertar. Estaba aturdido y tembloroso despues de haber desenterrado aquellos recuerdos tan lejanos.

-Bueno. Jovencito cuyo nombre no recuerdas todavía, ¿Has comprendido por fin tu misión? ¿Recuerdas el nombre de aquel afroamericano?- me preguntó aquel vejestorio.
-Huméd. Se llamaba Huméd-. Contesté con voz queda.

-Bueno tu amiguito Angus ya a pagado el precio. Fué a Lucius al que se le ocurió la idea de ser tu amigo mas grandote quien acabara neutralizado por tus propias manos. Ese era el final de su misión. ¡Y has jugado tu papel de maravilla! ¡Usaste la misma arma que empleabas en tus inquisiciones, aquel diamante mortal ! Eso ya fue idea de Agatha Lugosi. Los diamantes te encantaban ¿Verdad? No era facil hacerle frente al grandullón con semejante hacha en su poder.
Agatha Lugosi...aquella mujer de rosa ¿Tambien conocía mi vida pasada?

El anciano me entregó una pequeña bolsita de cuero y continuó con sus felices parloteos.

-Aunque eso si, tienes que encargarte de realizar tu propia misión. Y la tuya es mucho mas larga que la de tu bruto compañero Angus. Tan solo la de Ciriel te supera. Porque claro, ella todavía está viva y su misión no ha empezado. Entrega esta bolsa a Freeman el Gordo. Lo veras cuando salgas de este hotel-.

Con un fogonazo procedente de sus manos extendidas, me teletransportó de nuevo al negro desierto exterior.

Abrí los hazes de luz ocular y estos me alumbraron el camino a seguir.

Otra vez esas voces en mi cabeza asi como o otra vez me hallaba en el mismo desierto donde desperté por vez primera.

Otra vez comenzó a llover extremidades cercenadas mientras sonaba una risa anciana desde el lejano edifico.

-Lo siento David... Lo siento Angus. De haber sabido que eras tu, habría evitado enfrentarme a ti- Alzé los brazos para protegerme de los golpes que recibía por parte de la lluvía de miembros...

-¿Te crees muy gracioso con estas tormentas verdad viejo?- Reanudé la marcha.

Yo no soy Angus.

Acabaré mi misión a mi manera. No a la de ellos.

Reí.

En aquel momento, solo me apetecía reir.





anterior

siguiente



4 lectores que han opinado.:

Pika dijo...

Esto comienza a tomar forma definida... aunque no se si me atreveré a pensar en como puede seguir... ^^'

Vaya sangría has montado! XD

"L" dijo...

Bueno espero que vayais sacando vuestras conclusiones. Sobre todo comparando cada una de las tres partes entre sí. Si no,puede que esteis un poco perdidos. Ya que cada relato,depende al cien por cien de lo contado en el anterior. Quien quiera comentar sus deducciones hasta el momento, que lo haga:):) Gracias por leerme y apreciar esta paranoia rara que estoy escribiendo. ¡¡¡Saludos People!!!

Maky dijo...

Amarie tiene que estar encantada con tanta sangre, ;)

Yo prefiero no adelantarme a los acontecimientos y sacar mis conclusiones por que después si se da la remota casualidad de que acierto, me rara rabia.

Besitos.

AmaRiE dijo...

Pues si Maki...toy flipando con tanta sangre, cachos de carne, etc...

Y que way el efecto lengua propulsada x los 4 vientos con el tajo del hacha... muhahahaha